Dyno y la lluvia

Cuento dino fa

Hola amigos, me presento, soy Dyno, el Tiranosaurio sin dientes. Hace una semana que salí de mi madriguera, ahora tengo que viajar y aprender cómo es vivir en la naturaleza.

Hoy ha empezado a caer agua del cielo, y me gusta la sensación de las gotas sobre mi piel, es como sentir un abrazo que te envuelve completamente.

Llevo varias horas bajo la lluvia, y estoy empezando a pasar un poco de frío, nunca antes me había mojado tanto. Sigo andando y veo a una rana, y le pregunto:

– Disculpe Señora Rana, ¿Para qué sirve la lluvia?cuento dino rana

El animal se extraña de que le hable un rex y al darse cuenta de que no tiene dientes, no le tiene miedo y le responde:

– La lluvia alimenta a los ríos para que lleven agua, y crea los charcos de donde nosotras las ranas nacemos.

Dyno sorprendido, le preguntó entonces a la rana:

– ¿Y donde podría encontrar eso que llamas río?

– Por allí – Le señaló la rana, en dirección hacia donde caía el agua del suelo.

Dyno lleno de curiosidad, siguió el riachuelo hasta que llegó a un río, aunque él lo describío como:

– ¡Hola! Parece como si una manta mágica reflejara el cielo, a la vez que te deja ver el fondo entre sus pequeñas y onduladas montañitas transparentes.

Y cuando vió a un pez saltando río arriba le preguntó:

Cuento dino pez

– Salmón, tú que viajas río arriba, ¿Cómo te proteges de la lluvia?

Y salmón se asustó, pero al ver que Dyno no tenía dientes, no le tuvo miedo, y le respondió:

– La lluvia me hace poder saltar y sentir que siempre estoy mojado, yo vivo en el agua, ¿Por qué no pruebas a meterte un poco?

Dyno sin pensárselo saltó al agua, y se puso a nadar con el salmón. Se lo pasó muy bien moviéndose como un pez, y se dio cuenta, que la lluvia no mojaba comparado con el río. Y no tuvo frío porque no paraba de moverse. Pero tras algunas horas nadando, empezo a estar muy cansado. Y le dijo al salmón:

– Amigo salmón, estoy cansado, creo que yo no soy un animal de agua, aunque nadar es algo que me divierte, no puedo dormirme nadando como tú. Voy a seguir mi camino a ver si encuentro otra forma de que la lluvia no me moje.

– Buena suerte amigo Dyno – Le respondió el salmón

Dyno salió del agua y se acurrucó al lado de un árbol hasta el día siguiente, porque se había hecho de noche.

A la mañana siguiente se encontró con una jirafa a su lado, y esta se presentó:

– Hola Tiranosaurio, me llamo Largui, ¿qué te trae por aquí?

Cuento dino ji

Dyno se desperezó y bostezando se le vió su boca sin dientes, hecho que alivió a la jirafita que ya no tenía miedo de que la mordiera.

– Hola Largui, me llamo Dyno, y estoy aprendiendo a vivir bajo la lluvia. ¿Tú que haces cuando llueve? ¿No pasas frío?

– Pues suelo ir de árbol en árbol comiendo, así que debajo de las ramas no me cae casi agua, y no llego a pasar fío.

Dyno se escondió debajo del árbol, y se le quedaba el culete fuera, entonces le dijo a Largui:

– Soy demasiado grande para estar debajo del árbol, siempre se me queda alguna parte del cuerpo fuera, tendré que buscar una solución.

Largui le respondió – ¿Y qué vas a hacer?, las nubes sueltan agua cuando se ponen grandes y grises, siempre ha sido así.

A lo que Dyno, contestó con alegría porque había tenido una buena idea:

– Iré a hablar con las nubes, ¡ellas me dirán porqué echan tanta agua!

– Adiós – se dijeron mutuamente mientras Dyno partía en busca de las nubes.

Dyno miró a su alrededor, y no encontraba escalera alguna que lo llevara hacia las nubes. Pero se dio cuenta que la montaña y las nubes eran amigas, porque una estaba al lado de la otra. Así que fue en dirección de la montaña para hablar con ellas.

Después de casi todo el día viajando, dyno llego a la nube, y se encontró con que la nube era toda blandita, y dentro de ella el agua no caía, flotaba, y te mojaba sin golpearte. Entonces gritó preguntándole a la nube:

– ¡Nube! ¿¡Me oyes!?

Cuento dino nu

A lo que la nube contestó con un silbido suave:

– ¿Quéeee quiereeeees?

– Nube, ¿Porqué dejas caer el agua? ¿Estás llorando?

Y la nube se compactó y tomó forma para hablar con Dyno, que le respondió:

– Dyno cuando una nube deja caer su agua está alegre, porque cuida del bosque, de las plantas, y de los animales para que puedan beber agua. Nos cuesta mucho trabajo traer el agua del mar para echarla suave y con cariño sobre la tierra.

– Entonces, ¿Por qué a pesar de sentir tu abrazo de gotas de agua, al cabo del tiempo tengo frío?

– Porque para que todo se moje, tenemos que dejar caer el agua por igual por toda la tierra, estamos tan altas que no podemos dejar el hueco para que no te mojes tanto, muchas veces lo intentamos pero mientras las gotas caen se desordenan y no podemos proteger a los animales.

– ¿Y qué puedo hacer?

– Sigue subiendo la montaña y encontrarás lo que buscas – dijo mientras se volvía a deshacer su forma de nube, y envolvió a Dyno en la húmeda niebla

Dyno, confiando en la nube, siguió subiendo montaña arriba, y al poco rato, encontró al sol, un sol fuerte, cálido, que al poco tiempo le secó toda la piel, tanto que le dio muuucho calor.

Cuento dino  so

Y se dio cuenta de que siendo tan grande, si necesitaba secarse sólo necesitaba subir por encima de las nubes, encontró un sitio donde sentirse cálido.

Esa noche no pasó frío, ni las siguientes, y el día que se fue la nube, pudo ver desde su nuevo hogar, la inmensa llanura que había a sus pies, que la lluvia la había convertido en un paisaje verde y frondoso, lleno de árboles y brillos azules del agua que todavía se posaba en las hojas.

Y se dio cuenta de lo afortunado que era de poder ver unas vistas tan bonitas, que sin las nubes, no podrían existir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s